martes, 22 de diciembre de 2015

GABRIEL

     
     Es el segundo en importancia después de Miguel. Gobierna el primer cielo, el más cercano a nuestro mundo. Su papel es el de ser el mensajero y portavoz del señor, por lo que también es conocido como el Mensajero Divino. Su emblema es el lirio, que significa la concepción; se dice que instruye a las almas durante los nueve meses que pasan en el útero, preparándolas para su llegada a este mundo. Gabriel es el encargado de la llama blanca, su día es el miércoles y su complemento es la Arcangelina Esperanza.


LLAMEMOS AL ARCÁNGEL GABRIEL Y PIDAMOS SU ASISTENCIA

                                               San Gabriel Arcángel, danos tu esperanza,
Santo Ángel de la Encarnación,
Fiel mensajero de Dios,
Ser de luz mediadora, protege a la familia,
Embajador de la pureza, Ángel de la esperanza y de la paz,
Protector de todos los siervos y siervas de Dios,
Guardián del santo Bautismo, patrono de las embarazadas…
Anúncianos buenas noticias.


Este arcángel guía a los ángeles de pureza, de nacimiento y de bautismo, con gran ternura. Y cuando nosotros se lo permitimos nos conduce a dar el primer paso para amar, que es perdonar. Cuando no perdonamos cerramos nuestro corazón, el amor se estanca y la vida se seca. El perdón siempre conduce a que el amor fluya desde lo profundo de cada ser.

Es conocido como el mensajero divino es aquel que trae las buenas nuevas. Cada vez que te sientas confuso, cuando en determinada situación no sepas qué hacer, ni qué pensar, cuando sientas como si Dios te hubiese abandonado (cosa que nunca es cierta si no una ilusión de la mente en tentación), invoca enseguida al arcángel Gabriel. Inmediatamente su complemento hará acto de presencia y entrará a dar consuelo a tu corazón.

El amado arcángel Gabriel, arcángel de la resurrección dice así: La religión no es únicamente cosa de ceremonia. Es asunto de vida diaria y de cada cosa que vivimos. Es cosa de sentido común y ordinario. Es asunto de disciplina dominio de sí mismo y contemplación, es también gratitud a ese Dios que te ha dado esa vida y ha sostenido tu presencia en el universo por millones de años, esperando cumplir, a través de ti, un destino que no puede ser cumplido por ningún otro individuo, una sección del gran tapiz cósmico que solo tu puedes llenar. 


Arcangelina: Esperanza

No hay comentarios:

Publicar un comentario