domingo, 27 de diciembre de 2015

INVOCACIÓN AL ARCÁNGEL URIEL


     En la Magia Angelical hay un lema: «La invocación obliga a la respuesta», y basta con hacer la llamada a las entidades de Luz como los Ángeles y Arcángeles para que nos atiendan de inmediato.
Antes de comenzar con la invocación, busca un lugar que te agrade y que te llene de paz interior. En mi experiencia personal, antes de comenzar la invocación se le ofrece una copa de cristal llena de agua clara donde se ha colocado un cuarzo blanco.

Además coloco la imagen del Arcángel Uriel, rodeado de gemas y a su lado una vela de color oro-rubí, que es el color del Ángel. Recuerda lo siguiente: cada vez que medites en ese lugar estarás consagrando a tu Ángel, porque tu lugar de meditación será como un templo donde guardarás todas tus energías, para volver a él cuando lo necesites.

Ahora relájate y respira profundamente, siente como tu cuerpo y tu mente se serenan y se llenan de luz y paz, visualiza esa situación que te perturba y te saca de tu centro y repite la siguiente frase o una de tu preferencia.

Invocación:

“Amado Arcángel Uriel,
te invoco en nombre del Padre Creador,
envuélveme en la llama oro rubí,
llena mi ser de Paz, Gracia, y Providencia.

Ayúdame a encontrar solución
al problema que tengo en mi mente.
Dame sabiduría para comprender
por que suceden las cosa
y visión para ver la solución a los problemas.

Llena mi mundo de tu infinita paz,
de prosperidad y abundancia divina.
Gracias Padre, porque nuestras
necesidades están cubiertas”.

Amén.

Realiza esta invocación durante tres noches seguidas, recuerda mantener la imagen del Arcángel Uriel en tu mente todo el tiempo, si es posible mantén la estampa en tu bolso, y míralo firmemente antes de comenzar la invocación.

Si realizas esta invocación con fe y confianza en la divina asistencia de Dios y de sus Ángeles, al poco tiempo comenzará a sentir tranquilidad de espíritu y paz interna, la serenidad y la confianza volverán a tu vida, tu mente se clarificará y el problema o situación que te preocupaba se irá suavizando y encontrarás el camino a seguir.


La frase clave de Uriel es “ahora estoy en el flujo del Amor Divino, Perdón Incondicional y Abundancia Ilimitada del Creador Dios”.




Otra invocación bastante eficiente es la siguiente:

Asegúrese de que sea viernes y no realice el ritual después de las doce de la noche o antes de las cinco de la madrugada. Procure estar solo y no ser interrumpido.
Tome una vela naranja con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
Tome una cartulina, dibuje el sello del arcángel Uriel en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Uriel y un agradecimiento por estar en su camino. 
Encienda la vela naranja.
Tome la cartulina , lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso.
Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Uriel. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
Cierre los ojos, ore interiormente, intente sentir a Dios y de ser posible al arcángel, visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y a Uriel y abra los ojos.
Queme el papel antes de que la vela naranja se consuma.
Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los viernes que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario