miércoles, 30 de diciembre de 2015

MEDITACIÓN PARA LOS LUNES:

Mi Amado Ser Crístico YO SOY en mí, ¡Te amo, te adoro! Yo invoco la Llama Dorada de la Iluminación, para que me envuelva hoy. YO SOY la Iluminación y Sabiduría de Dios dirigiéndome en todo lo que yo hago. Yo escucho y yo comprendo y yo bendigo todo lo que yo contacte hoy.

Ahora realizo que viva, dentro de mi cuerpo físico, está la Llama Sanadora que me corrige de toda imperfección. Ahora realizo que, viviente, dentro de mi cuerpo físico, tengo el Infinito Poder Proveedor de todas mis necesidades y requerimientos. Ahora realizo que viva, dentro de mi cuerpo físico, está la Inteligencia por medio de la cual todas las formas me darán la perfección que existe dentro de su esencia primaria. Ahora realizo que no hay sino un solo poder: Dios dentro de mi propio corazón y que ese poder actúa para mí según la fe que yo tenga en Él. De esta manera, mi Santo Ser Crístico YO SOY en mí, yo te llamo, ven y deja que tu Plan Divino se cumpla.

Amado Koot Hoomi, ¡Te amo, te bendigo y te doy gracias por tu gran servicio a mí y a toda la humanidad! Permite que tu Sabiduría, tu Paz y tu Corazón Comprensivo me envuelvan para que yo pueda comprender siempre a mis hermanos y les dé la ayuda que más necesiten.

Amado Lanto, ¡Te amo, te bendigo y agradezco tu servicio a nuestro planeta Tierra por tantos siglos! Ayúdanos a todos a sentir esa gran reverencia que tienes tú por toda viva y el amor que la ayuda a libertarse.

Amado Confucio, ¡Te damos gracias por tu amor! Dótanos con tu Poder del Silencio para ayudar a atraer en Paz el Plan Divino de Dios para la Edad Dorada.

Amado Jofiel, ¡te amo, te bendigo y agradezco tus servicios hacia mí y hacia toda la humanidad! Cárgame con tus sentimientos del poder de Dios dentro de mi propio corazón, capaz de dominar todas las circunstancias que enfrento, por el Poder de Dios dentro de mi propio corazón, capaz de dominar todas las circunstancias que enfrento por el Poder Externo del Amor y la Luz, y enséñame cómo exteriorizar las ideas divinas que me vienen del Corazón de Dios, trayéndolas a la forma exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario