domingo, 27 de diciembre de 2015

ORACIONES AL ARCÁNGEL URIEL




ORACIÓN:

‹‹OH. Dios que con inefable providencia te dignas enviar a tus santos ángeles para nuestra guarda, accede a nuestros ruegos y haz que seamos siempre defendidos por su protección. Señor, que nos confías a tus ángeles para que nos guarden en todos nuestros caminos, concede propicio que, por intercesión de tu glorioso Arcángel San Uriel, nos veamos libres de los peligros presentes y asegurados contra toda adversidad. Glorioso Arcángel San Uriel, poderoso en fortaleza, imploro tu continua custodia para alcanzar la victoria sobre todo mal espiritual o temporal. Protector mío, concédeme la gracia que te solicito (se pide la gracia deseada) si es conveniente para el bien de mi alma. Acompáñame, enséñame y guía mis pasos hasta alcanzar aquí la vida eterna. Poderosísimo Arcángel Uriel, tu que eres la luz de Dios, ayúdame a espiritualizar mi vida diaria, ponme en armonía con la Madre Tierra, respetándola y amándola. Bendíceme con tu don de abundancia material y espiritual, ayúdame a materializar mis ideales y haz que mi cuerpo sea un Santuario digno de recibir y manifestar el poder de Dios. Amén››

ORACIÓN:

‹‹Amado Arcángel Uriel, en el nombre de Jesucristo, por su luz y con su luz: cúbrenos con un manto de paz a todos nosotros que vivimos en la Tierra, otórganos el suministro divino, actúa en cada uno de nosotros con tu bendita presencia. Danos dones espirituales: paz interior, tranquilidad de espíritu, resolución de los problemas de ira y temor, renovación de la esperanza, resolución pacífica de los problemas en las relaciones personales, sociales y profesionales. Gracias Padre, que me has oído y concedido todo esto a través del arcángel Uriel››

ORACIÓN:

‹‹Dios Todopoderoso, Padre de La Luz, en el nombre de tu hijo Jesucristo yo te ruego que el arcángel Uriel esté aquí presente para que me escuche y conceda lo que expresaré en la siguiente petición: Arcángel Uriel, ángel de la paz, a ti acudo solicitándote que me ayudes cada día a tener y conservar aquella tranquilidad de espíritu, aquella incondicional paz interior que nace de ver la realidad a través de la sabiduría espiritual que surge de la conexión con El Padre Celestial, con la esencia de la vida verdadera y con aquella chispa divina que Dios ha puesto en cada uno de nosotros. Así sea y que, con tu ayuda a través de todo lo bueno que representan el sol y el fuego que te son propios, Dios me inspire siempre la percepción de la verdad y de la voluntad que se requiere para vivir en amor, paz y libertad, Amén››

No hay comentarios:

Publicar un comentario