domingo, 27 de diciembre de 2015

ZADQUIEL

   También conocido como el arcángel de la invocación y transmutación. Así mismo cuando algún hombre le pide sinceramente un favor, Zadquiel, junto con sus huestes angélicas, logra liberar de enfermedades, estrechez, temor y limitaciones. Le corresponde el séptimo rayo de color violeta, el del día sábado y su complemento Divino es la Señora Amatista.

El ángel de la misericordia, el perdón y la libertad ayuda a la gente a acercarse a Dios y aceptar su gracia misericordiosa. Zadquiel ayuda a las personas cuando han hecho algo incorrecto, acercándolas a Dios y guiándolas a reconocer el amor y el perdón divinos. Motiva a las personas a orar y entrar en comunión con Dios.

El poder de San Zadquiel para inspirar el perdón en el ser humano incluye la motivación para perdonar a las otras personas. Es el ángel que te guía en el camino del perdón y te presenta la posibilidad que Dios te ofrece para liberarte de las cadenas del resentimiento. El arcángel Zadquiel te ayuda a imponerte ante el dolor para encontrar tu capacidad de perdonar.

Su poder reside en ayudarte a sanar las memorias que te impiden dejar ir el dolor. Te ayuda a mostrarle misericordia a las personas que te han hecho daño.

El arcángel Zadquiel es un ángel sanador que trabaja junto al arcángel Miguel para reemplazar energías negativas por fe y compasión. Aunque el arcángel Zadquiel te ayuda a perdonar, eso no significa que apruebes el comportamiento de la personas que te ha hecho daño, sino que has decidido no llevar más los residuos emocionales de situaciones obsoletas.

Al igual que sana tu mente y la limpia, el arcángel Zadquiel te ayuda a liberarla para poder aprender cosas nuevas, lo que también lo convierte en el arcángel de la buena memoria. Puedes pedirle ayuda en todo lo que tenga que ver con encontrar objetos perdidos, mejorar la memoria, recordar información importante y estudiar.
Es el arcángel de “la justicia de Dios”. También se le conoce como Zadkiel, Hesediel, Zadakiel, Zedekiel, Zedekul, Sachiel y Tzadqiel. En hebreo, su nombre se escribe צדקיאל.

Por ser la “justicia de Dios” es también el ángel de la benevolencia y la misericordia. Es el arcángel de la libertad, que le recuerda al ser humano que tiene libre albedrío para actuar y tomar decisiones propias. Al igual que Dios es infinitamente justo, Zadquiel representa la capacidad divina del perdón.

Es el patrón de todos aquellos que perdonan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario