sábado, 16 de enero de 2016

LA MANO DE FÁTIMA


Somos muchos los que la llevamos de amuleto, ya sea en forma de colgante, pulsera, llavero e incluso tatuada. A sabiendas que aleja la mala suerte, nos libra del mal de ojo y atrae la riqueza. Pero pocos son los que conocen su historia. Los musulmanes la llaman La Mano de Fátima, Az-hara que significa: "la que brilla".

Los judíos La Mano de Miriam, hermana de Moisés y Aarón. Su uso es extendido por todas las partes del mundo y se dice que para que sea efectiva ésta debe ser un regalo. Las hay con muchos signos, entre ellos.  la estrella de David y el ojo de Orus son los más utilizados.

Los cinco dedos representan las 5 oraciones diarias, los 5 principales mandamientos de la religión islámica, peregrinación a la Meca, limosna para los pobres y ayuno en Ramadán. Fátima era la hija del profeta Mahoma la cual había tenido con Jadilla. Esta se ocupó del cuidado de Fátima en su niñez, lo cual no era común pues para eso estaban las nodrizas.

Siendo Fátima pequeña, su madre murió y Fátima se puso muy triste. Su padre, Mahoma, le dijo que el ángel Gabriel se había aparecido y le había asegurado que Jadilla tenía un palacio en el cielo. Era la preferida de Mahoma, éste había tenido otros hijos varones pero todos perecieron.

Eso fue motivo de mofa de sus detractores que lo llamaban "abtar" que en musulmán significa "el estéril" y que para el Corán es signo de pecado y debilidad. Vio en Fátima la forma de transmitir su legado ya que esta poseía cualidades innatas y dedicaba la mayor parte del día a la meditación y a la oración.

No se sabe a ciencia cierta cuando contrajo matrimonio pues unos dicen que con 10 años y otros que con 19. Según cuenta la historia, Fátima era muy bella y a causa de la importancia que tenía su padre, tenía muchos pretendientes agasajándola. Ella respondía a todos con una negativa y Mahoma como buen padre rehusaba de todas las propuestas matrimoniales. Esto fue así hasta  que apareció Ali lban Abib Tabib, cuando Fátima lo vio no pudo articular palabra así que Mahoma lo mandó a vender su escudo para poder hacer frente a la dote de la niña. Se dice que fue el propio Mahoma quien ofició la boda entre Fátima y Ali.

En sus primeros años de casados su vida fue humilde, ella se encargaba de las labores domésticas y él de trabajar en el campo, plantando, recolectando y dando de comer a los animales. Poco después su suerte cambió y pudieron tener doncellas a las cuales ayudaba y trataba como a un miembro más de su familia.

Aunque la religión islámica no contempla la monogamia, dicen que durante su matrimonio fue la única esposa que tuvo Ali hasta el día de la muerte de Fátima. Nadie sabe si esto fue por amor o por exigencia expresa de Mahoma. Cuenta la leyenda que Fátima estaba muy enamorada de su marido y que una noche mientras ella estaba frente al fogón preparando la cena, éste apareció en la casa en compañía de una concubina con la idea de satisfacer sus deseos sexuales. Presa de celos e ira metió la mano en un cazo de agua hirviendo que tenía en el fuego ya que no podía protestar pues las esposas musulmanas les deben respeto y sumisión a sus maridos. A cuenta de eso quedó lisiada de por vida.

Cuando murió su padre, Mahoma, pasaba los días sin pegar bocado. Se quedó escuálida y perdió su lindo color. Sólo 6 meses después de la muerte de su padre, con tan sólo 28 años, murió. Unos dicen que de pena, otros que fue a causa de defender a su marido de los ataques del rebelde  Abu Bark. Según dicen este se presentó una noche en casa de Fátima y Ali y prendió fuego, obligándolos a salir de la casa. Abu levantó su espada contra Ali y Fátima se puso delante de él, llegando la espada a partir su caja torácica acabando así con su vida y la de su hijo neonato ya que estaba embarazada. Murió durante Ramadán.

Esta es la historia de Fátima Az-hara, "la que brilla", que siempre nos protege parando con su mano todo el mal que nos acecha. Mano que quedó totalmente desfigurada a los ojos de los hombres pero de incomparable belleza si se mira con los ojos del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario