martes, 19 de enero de 2016

MAESTRO ASCENDIDO CONFUCIO



Confucio siempre se ha preocupado por la armonía y el orden divino en la familia y en la sociedad. Nació en China en 551 a.C. durante una época de gran confusión y agitación. Su padre, un soldado mayor de edad, murió cuando él tenía tres años. Confucio dedicó su vida a enseñar a los demás, cómo ordenar su vida, su familia y el imperio. Su visión ha sido descrita como “Orden social en comunión y colaboración con el orden cósmico”.








Confucio. El Defensor de Familias 

El Maestro Ascendido Confucio comprende que la familia, es la unidad esencial para construir comunidad y una nueva sociedad en la era de Acuario. Es el jerarca del Retiro del Royal Teton, el cual es congruente con la montaña del Gran Teton en la Cordillera Teton cerca de Jackson Hole, en Wyoming. Este es un retiro de la Gran Hermandad Blanca en Norteamérica clave para la iluminación. En este retiro, Confucio nos muestra como tomar patrones etéricos y usarlos de una forma tangible para mejorar nuestra vida diaria. Estos patrones son como planos y contienen las claves de nuestra autosuficiencia en Dios, de los ideales sobre la familia sagrada y al gobierno Divino. Nos vinculamos con los patrones etéricos y precipitamos los ideales etéricos al plano físico por medio de la creación de belleza, armonía y orden. Es por esto que la llama de la precipitación, de color verde chino con un matiz dorado, está consagrada en el retiro del Royal Teton de Confucio. La presencia de Confucio y la presencia de su cuerpo causal en los Estados Unidos han inspirado el sentido práctico de nuestra cultura. Vemos a Confucio como el arquitecto de la formación de comunidad y el protector de familias. Confucio quiere que lo consideremos como nuestro amoroso abuelo y partidario. Y, al igual que un abuelo, también desea transmitirnos sus sueños para que los realicemos en su nombre. Él desea construir una sociedad sobre una fundación de amor, sabiduría y la voluntad de Dios, en el individuo y en la familia.



La Fórmula de Confucio para la Familia y la Comunidad 


Confucio nos dio esta fórmula fundamental para la formación de la familia y la comunidad, hace dos mil quinientos años. Fue tomada del primer capítulo del Gran Aprendizaje, uno de los cuatro libros principales de la enseñanza de Confucio. Es una fórmula para la iluminación, para la familia y para la victoria de cada uno de nosotros. Así que, en el transcurso de tu vida diaria, por favor ten esta forma pensamiento en tu corazón.

Esta es la fórmula en las palabras de Confucio: Los antiguos que deseaban manifestar virtudes iluminadas en sus imperios, primero sanaban y ordenaban sus estados: Deseando sanar y ordenar sus estados, primero establecían la ecuanimidad en sus familias y las hacían integras. Deseando establecer ecuanimidad en sus familias y hacerlas integras, primero se cultivaban a sí mismos. Deseando cultivarse a sí mismos, primero se alineaban y se sintonizaban con sus corazones. Deseando alinearse y sintonizarse con sus corazones, primero eran honestos consigo mismos y purificaban sus motivos. Deseando ser honestos consigo mismos y purificar sus motivos, primero asimilaban la sabiduría y la aplicaban. Asimilaban la sabiduría y la aplicaban al investigar y reflexionar sobre todos los fenómenos y seleccionaban lo que era verdad.






El Patrón Etérico de la Inmortalidad del Alma
 

En el principio, cuando nuestras almas estaban completamente vinculadas al Cristo Universal, estábamos vestidos con el patrón etérico original según el cual fuimos creados. Este fue el patrón etérico de la inmortalidad y la libertad del alma. Existen patrones etéricos para nuestras almas, nuestras familias y para nuestras comunidades, además, existen en la naturaleza que nos rodea. Podemos invocar a Confucio y a otros Maestros Ascendidos para que revelen y refuercen estos patrones para que sean la fuerza que nos guíe y nos fortalezca. 




La Visión de Confucio 

Confucio ha dicho que muchas almas de la antigua China han reencarnado en los Estados Unidos, las llamó “las silenciosas y diligentes almas búdicas”, con la misión espiritual de establecer la base de la familia en América y más allá. Señala que ellas entienden la importancia del “código ético, la amabilidad, la dulzura y el deseo de aprender, como el medio para lograr una conciencia Divina”. Además, Confucio dijo, “Han venido para encender su sabiduría hacia la libertad y ayudar a América” mientras entra al siglo veintiuno. Su meta es cambiar un “materialismo falso” y, en su lugar, manifestar “una eterealización, una espiritualidad”, y la maestría sobre el “ser, la sociedad y las energías del tiempo y del espacio”. 






Tal vez tú eres una de esas almas que ha venido de la China antigua. Así que invoquemos a Confucio para que nos de su manto y su guía, y oremos para que podamos comulgar con él en su Retiro del Royal Teton mientras descubrimos el verdadero significado de la familia itual hasta que asciendan y entren a formar parte de la GRAN HERMANDAD. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario